Patrick Fung: “Vive para ser olvidado”

La entrevista con Patrick Fung en Urbana fue inolvidable. Tal vez usted no capte la ironía si no conoce el énfasis de la entrevista –“Vive para ser olvidado”–, una frase que da el título a un pequeño libro de su autoría acerca de D.E. Hoste, el humilde sucesor de Hudson Taylor como Director General de la China Inland Mission. Más de un siglo después del ascenso de Hoste, Patrick Fung tomó las riendas del liderazgo en la misión, que ahora se llama OMF International.

Me senté a escuchar a Patrick Fung en la primera conferencia de misiones a la que asistí como alguien que estaba pronto a graduarse de la James Madison University.

“Vive para ser olvidado.”

¿Podría yo hacer algo así?, me preguntaba. Yo no necesitaba ser famoso, razonaba, pero… ¿completamente olvidado?

Patrick describió su crianza en una familia tradicional china en la que sus padres apoyaban los valores: “éxito, estabilidad y seguridad”.

Patrick los había hecho sentir orgullosos; ahora sería médico. Cuando con el tiempo conoció y se casó con su esposa Jenny, quien también era médico, su éxito era incuestionable.

La trayectoria profesional de Patrick y su futuro parecían seguros, hasta que le entregó su vida a Cristo siendo estudiante de primer año de medicina. En 1979, dos años después de decidirse a seguir a Cristo, su corazón giró hacia las misiones.

El éxito, prestigio y la estabilidad ya no estaban sobre la mesa como un posible misionero. El sendero de las misiones también requeriría de conversaciones difíciles con sus padres, quienes no eran cristianos.

De todas maneras, Patrick y Jenny se prepararon para el campo misionero.

En una visita a una biblioteca grande en Londres, Patrick descubrió los nombres de muchos que habían hecho sacrificios similares. Sus nombres le eran casi totalmente desconocidos. Cada uno, le dijo el archivista, representaba una vida que había sido dedicada a Dios, al evangelio y al pueblo chino. Allí fue cuando lo entendió: “Algunos de los obreros más importantes para el reino en el siglo 21 son personas sin nombre,” dijo Patrick. “Hicieron visible a Cristo, no a sí mismos.” Fue de esta realización que Patrick escribió Live to Be Forgotten (Vive para ser olvidado).

Yo ahora trabajo para OMF bajo el liderazgo de Patrick (aunque él está bastantes personas más arriba que yo en el cronograma y a varios países de distancia mía). Esas palabras poderosas, “vive para ser olvidado”, me continúan desafiando.

Me emociona volver a Urbana este año –mi segunda vez como representante de OMF. Me emociona conocer a personas que magnifican a Cristo en lugar de a sí mismos en este nuestro mundo de la auto-promoción. Yo sé que muchos se unirán a las filas de quienes, en lugar de subir por reconocimiento, rinden sus vidas a los pies dse Jesús. Creo que el cielo espera el clamor de los estudiantes que tomarán la decisión que alterará su eternidad este año –esos que vivirán para ser olvidados.

Megan Sarian, OMF US

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.