Noticias e historias

ព័ត៌មាននិងរឿងផ្សេងៗ

Una comunidad basada en la confianza

Antes de venir a Japón, mi esposa y yo oramos para poder servir junto a cristianos japoneses y aprender de un pastor japonés. Después de la escuela de idiomas, nos asignaron a una iglesia japonesa auténtica bajo la supervisión del pastor y su esposa. Pronto tuvimos oportunidades de enseñanza y de participar en otros ministerios, lo que nos ayudó a sentir que estábamos involucrados de manera significativa.

Una vez a la semana nos reuníamos con el pastor y su esposa para hablar sobre el ministerio y orar juntos. Esto se convirtió en un espacio para hacer preguntas culturales, compartir nuestras luchas personales, recibir oraciones y hablar sobre asuntos del Evangelio. Ellos también se abrieron con nosotros y oramos por ellos. Conforme pasaban los meses, empezamos a hacer cosas fuera de la iglesia. Hicimos compras juntos, barbacoas, jugamos golf y disfrutamos de la compañía mutua. ¡Dios nos proporcionó unos mentores maravillosos!

Alrededor de tres semanas después de que naciera nuestro hijo, mi esposa tuvo que ir al hospital en medio de la noche. ¿Quién podría cuidar de nuestro recién nacido a esa hora? Le envié un mensaje al pastor y de inmediato él y su esposa vinieron y se llevaron a nuestro hijo para pasar la noche. Fue un momento solemne cuando me di cuenta de que podía confiar en ellos para cuidar a mi precioso niño. Ahora lo llaman su nieto, aunque todavía son demasiado jóvenes para eso.

La relación también nos ayudó a crecer en nuestra utilidad en Japón. Tuve la oportunidad de predicar el sermón dominical cada dos meses. Durante ese tiempo, el pastor y yo nos reuníamos para discutir y recibir retroalimentación. Realmente sentí ayuda en la preparación de los sermones y crecí en la habilidad de predicar en japonés y para el pueblo japonés.

Aunque los misioneros vienen con la expectativa de enseñar, también hay mucho que podemos aprender de los cristianos japoneses. De hecho, debemos aprender humildemente, sin insistir en que nuestro camino es el correcto. Esta es una forma en que los misioneros construyen confianza con los líderes japoneses.

Nuestra relación con el pastor, su esposa y la iglesia creció hasta el punto en que estamos plantando una iglesia juntos. Estamos orando por muchos años de ministerio fructífero. En última instancia, construir el Reino de Dios es un proyecto comunitario.

Por AJ, un misionero de OMF

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.