La bendición de la oración fiel

Mi nombre es Kayanuma Yasuo.
La primera reunión de oración Shimo-Takaido se llevó a cabo en mi hogar en Tokio el martes 7 de septiembre de 1999 –el año en que me jubilé. Izu Makino vino a liderar a los siete que estábamos presentes de dos iglesias diferentes.

Desde entonces, el Director Ejecutivo ha estado viniendo con regularidad a compartir la palabra de Dios y a compartir noticias de los que son enviados por OMF Japón. Después, oramos – unas veces todos juntos, o por turnos, o separándonos en parejas o tríos. Cuando el Director Ejecutivo no puede llegar, soy yo quien dirige.

Siempre que los integrantes de OMF están en Japón, les damos la bienvenida; ellos llegan y nos cuentan, responden preguntas y comparten con nosotros cómo han visto obrar a Dios – estos son tiempos maravillosos y refrescantes de agradecimiento al Señor. Es un gran gozo y privilegio que nos recuerden de la presencia y obra del Espíritu Santo con los misioneros y de aquellos entre los que viven y con los que trabajan.

Después que oramos, disfrutamos del té juntos – nos conocemos mejor y nos animamos unos a otros. Yo quiero acá agradecer al Señor porque nos ha dado esta oportunidad de pasar este tiempo juntos – el Espíritu Santo uniendo los corazones de los integrantes que sirven en el extranjero y de nosotros que oramos por ellos.

Una de las maneras en que nos comunicamos con los integrantes de OMF por los que oramos es al enviar una tarjeta navideña hecha a mano y otra en la Pascua. Incluimos una foto y un mensaje de cada integrante del grupo y ¡nos alegra mucho saber que a ellos les gusta recibirlas!

Es una gran alegría y privilegio ser recordados de la presencia y obra del Espíritu Santo con los misioneros y con quienes viven y entre los que trabajan.

En las reuniones de oración también podemos pasar tiempo con el folleto “Enfoque de Oración” que envía OMF, con información de varios países en Asia Oriental. Esto nos presenta la vida, cultura y situación religiosa de grupos minoritarios de los que tal vez estemos escuchando por primera vez y nos enteramos de cosas como la influencia de la batalla espiritual en cada lugar y de las dificultades de la misión en contextos diferentes. Con las cartas mensuales de oración de los trabajadores podemos enterarnos de sus necesidades de oración e interceder de forma concreta y específica.

La reunión de oración Shimo –Takaido en la década de 1990.

Un maravilloso privilegio

Con la reunión de oración he llegado a ver varios aspectos del apoyo necesario para sostener a los misioneros en el largo plazo. La oración necesita continuar desde que el misionero es enviado y todo el tiempo hasta que su tarea concluye.

Tomemos mi iglesia, Asagao Church, como ejemplo, recordamos a los misioneros cada mes – en reuniones ya sea en el edificio de la iglesia o en los hogares de sus miembros. ¡La misión del Señor nunca descansa! Teniendo esto presente, en algún momento comencé a recabar materiales de oración de mi iglesia y de agencias misioneras en una carpeta y a tomar tiempo para orar cada mañana por ellos, marcando cada punto con un lapicero rojo al orar. Hacerlo me hizo darme cuenta de lo maravilloso y sorprendente que es orar.

A veces me quejaba que el Señor no estaba respondiendo mis oraciones. ¡Continuaba regañándome a mí mismo por esta falta de fe! Pero un día decidí no pensar tanto acerca de este problema de oración no respondida. El Señor nos dice que confiemos en él, por lo que decidí que solo seguiría orando en fe y esperando en él con silenciosa confianza.

Eclesiastés 11 v1 dice “Dale de comer al hambriento, y un día serás  recompensado” y sí, muchas veces he leído –para mi vergüenza– el reporte de un trabajador de OMF que decía “en respuesta a sus oraciones, tal y tal cosa ocurrió”. Habíamos orado, ¡pero yo lo había olvidado! ¡Es una oportunidad para ser recordados del maravilloso privilegio de la oración y compartir el gozo misionero!

La reunión de oración Shimo–Takaido en 2017. El señor Kayanuma está a la izquierda.

Una pareja de OMF que servía con el pueblo mien en Tailandia, escribió acerca de un restaurante local que se rehusó a atenderlos – “Desde que llegamos a Tailandia y compartimos el evangelio, lo han rechazado muchas veces, pero puedo contar con los dedos de una mano las veces que nosotros mismos o nuestro estilo de vida ha sido despreciado o descartado – pero ese incidente de rehusarse a servirnos en el restaurante vuelve a mi mente a veces. De alguna manera me ayuda a entender el dolor que algunos mien que han sido rechazados y despreciados toda su vida sienten hacia algunos tailandeses.

El Señor Jesús llevó todo ese dolor en sí mismo y nosotros como cristianos también tenemos el privilegio de compartir el dolor del Señor. Ese año, su experiencia del gozo de la Navidad fue más profundo que nunca. Nos pidieron que oráramos para que muchos evangelistas fueran enviados de entre los mien para compartir el amor del Señor Jesús. Al leer el artículo, no fue solo un reporte de un lugar distante, sino que me habló directamente al corazón, llevándome a un arrepentimiento fresco y agradecimiento porque Jesús murió y resucitó por mí. Me comprometí una vez más a seguirlo.

Reflexionando en el misterio de la oración

Un artículo en la primera página de OMF News me sigue motivando cada vez que lo recuerdo, ¡desde hace nueve años! Un caballero llamado Graham y una joven llamada Sally –quienes después se casaron– iniciaron una reunión de oración en Gloucester, Inglaterra, misma que ha seguido reuniéndose durante más de 40 años para orar por los trabajadores de OMF en Asia Oriental. Los candidatos de OMF o las personas que vuelven a su país en asignación en casa a menudo visitan a estos colaboradores en la obra.

Graham cuenta que la oración es un misterio – no sabemos exactamente cómo funciona, pero ciertamente vemos que las oraciones sí son respondidas. Me sorprendió leer que hay más de 200 de estos grupos de oración en el Reino Unido –cristianos normales que se reúnen y perseveran en oración. Yo estoy orando que haya muchos más grupos de oración en hogares de cristianos normales en todo Japón, también. ¡No es, a la verdad, nada difícil!
Graham dice, “¡No estamos haciendo nada especial y toda la gloria es para Dios! Todo lo que hacemos es abrir nuestra puerta del frente y recibir a las personas que él trae para orar. Y, luego, solo lo vemos obrar.” ¡Palabras sencillas, pero me enseñaron de qué se tratan las reuniones de oración! No es una carga, solo la forma sencilla en la que Graham –y yo también– servimos a un Dios grande. Vi nuevamente cuál es la actitud que hay que llevar a la reunión de oración – expectante al orar las palabras, “Señor, ten misericordia” y “Ven, Señor Jesús”.

Finalmente, estoy muy consciente de que solo hemos podido seguir en la reunión de oración Shimo-Takaido hasta ahora por las oraciones de los integrantes del consejo Japan Home Council and Field, de los integrantes de OMF enviados desde Japón y de otros que reciben el boletín informativo de OMF. Puede ser que en algún lugar de la comunidad de OMF y las redes de oración por todo el mundo, gente que nunca hemos conocido, está orando por nosotros. Gracias a todos ustedes.

Una vez vino una pareja de OMF a la reunión de oración y nos dijo “No digan ‘Vamos detrás de ustedes con nuestras oraciones’ ni ‘Permítannos ser su respaldo al orar’. ¡No! Ustedes van al frente junto con nosotros, peleamos juntos.” Nunca olvidaré su exhortación, “Todos somos guerreros de oración juntos en la misma batalla, de hecho, su lucha es quizás más importante que la nuestra.”

Muchas gracias por leer esto – mi testimonio de agradecimiento al Señor por permitirnos compartir en el trabajo de la misión a través del maravilloso servicio de reunirnos a orar. Amén.

Kayanuma Yasuo
Antiguo líder del grupo de oración de OMF

El señor Kayanuma dirigió la reunión de oración Shimo-Takaido desde 1999 hasta diciembre de 2019. El señor Kayanuma y su esposa Hiroko se conectaron con OMF a través de su iglesia que está orientada a misiones que les pidió que le escribieran a los misioneros de OMF que servían en Tailandia. Estos trabajadores, Makino san e Izu pasaron a convertirse en los primeros directores de Japón en Casa, para apoyar el envío de misioneros japoneses en 1995.

 

 

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.