No se trata solo de ir

Algunas personas pueden pensar que la mejor o única forma de involucrarse en misiones es mediante un traslado costoso a un país desconocido y lejano. Sin embargo, el compromiso misionero no se limita solo a ir tú mismo, enviar a otros mediante apoyo financiero o rezar por los misioneros. También existen el aprendizaje, la movilización (ayudar a otros a involucrarse en misiones) y la acogida.

Todo comienza con la búsqueda de conocimiento. Aprendí sobre el reino global de Dios a través de libros. Luego, Dios realmente llamó mi atención durante los domingos misioneros de mi iglesia. Compartían lo que está sucediendo en todo el mundo a través de las historias de los misioneros.

Después de escuchar esas historias, no pude evitar orar. Además de lo que escucho en la iglesia, rezo mientras leo noticias de diferentes naciones. También me suscribo a las actualizaciones de misioneros u organizaciones misioneras. Los entrenamientos, conferencias y grupos de oración relacionados con misiones también han alimentado mis oraciones.

Enviar o apoyar el trabajo donde Cristo no es conocido puede significar renunciar a una taza de café o una comida fuera de casa cada semana para liberar tus finanzas. Si planeas encontrarte con misioneros en una conferencia, lleva un poco de chocolate u otro pequeño regalo para mostrarles tu cuidado.

Enviar misioneros requiere mucho trabajo detrás de escena, y tú puedes ayudar en eso. Ser voluntario en una organización misionera es divertido porque conoces a diferentes personas que están involucradas en misiones de diversas formas. Para comenzar, me ofrecí como voluntario en proyectos y en la compra y preparación de materiales.

Si te gustan los desafíos o tienes una habilidad específica que puedas compartir, hay muchas formas de servir. Una amiga mía tiene el don de la hospitalidad. ¡Ella y su familia hospedan a misioneros y los llevan a los mejores restaurantes y cafés de la ciudad! Otra amiga ayuda a editar cartas de oración, especialmente de países donde los cristianos pueden tener dificultades para reunirse o compartir el evangelio libremente.

También puedes involucrarte en la misión de Dios acogiendo a extranjeros en tu área, ya sea que estén visitando por un corto período o pasando algunos años allí. Puedes ser su única oportunidad de interactuar con un cristiano.

Por último, comparte con tus amigos lo que has aprendido o hecho en relación con las misiones. ¡Imagina lo que pueden hacer juntos!

¿Cómo te involucrarás en el reino global de Dios?

Por un misionero de OMF

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.