Ministerio entre estudiantes chinos… ¡en Tailandia!

Han llegado muchos más estudiantes de China continental a estudiar en Tailandia desde la pandemia (¡ya había un buen número de ellos y ahora hay más!). Tuve esta idea de que hay una necesidad de hacer ministerio en mandarín para que los creyentes puedan tener comunión en su idioma materno, y también para alcanzar a más estudiantes chinos. Pero mi mandarín es muy malo (me siento avergonzado de decirlo porque estudié en una escuela secundaria china) y después de aprender tailandés durante muchos años, mi mandarín que ya era malo, empeoró aún más.

Entonces, en mayo del año pasado, mi ex compañera de casa y colega de trabajo Michelle regresó para vivir conmigo y trabajar con los estudiantes nuevamente. Su nivel de mandarín es el mejor entre nosotros y ella también vio esta necesidad entre los estudiantes chinos. Entonces, se encargó de hablar con los estudiantes chinos existentes para ver si querían comenzar un grupo en mandarín e invitar a más estudiantes chinos a unirse. Seguirían participando en el grupo internacional dirigido en inglés, pero se encontrarían una vez al mes para adorar y compartir en mandarín.

Los estudiantes estuvieron de acuerdo y hicieron carteles y los colocaron por toda la universidad. Algunos nuevos estudiantes se unieron a nuestro grupo de chat y se fueron, y alrededor de 7 nuevos estudiantes se unieron y se quedaron. Comenzamos con una reunión de fondue para el Año Nuevo Lunar y les invitamos a todos los nuevos estudiantes a unirse.

La primera hora pasó y nos sentimos un poco decepcionados al ver que ninguno de los nuevos estudiantes vino. Cantamos algunas canciones cristianas chinas y compartimos las letras en el grupo de chat. Entonces, ¡cuando estábamos a punto de terminar nuestra cantata, llegó una nueva estudiante!

Ella dijo que vio las letras en el grupo de chat y se sintió nostálgica, así que decidió venir después de su reunión, ¡aunque ya era bastante tarde para el evento! Cuando llegó, se dio cuenta de que ya había conocido a dos de los estudiantes chinos el día anterior en un evento de dumplings en un restaurante chino. No se habían dado cuenta de que todos eran creyentes.

Entonces, mientras hablaba con otro estudiante, se dio cuenta de que estaban hospedados directamente frente a frente (¡podían verse a través de las ventanas!). Sería más fácil coordinar para ir juntos a la iglesia o participar en grupos de células juntos. También se dio cuenta a través de nosotros de que otro compañero de clase con quien había estado trabajando muy de cerca, también era cristiano. Todos fueron juntos a la iglesia la semana siguiente.

¡Alabado sea Dios por reunir a las personas y establecer conexiones que están mucho más allá de nuestra imaginación o control!

Oren para que este pequeño grupo siga creciendo y tenga un impacto positivo para Cristo en el campus.

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.