Noticias e historias

ព័ត៌មាននិងរឿងផ្សេងៗ

Lo que puede hacer el agradecimiento

¿Cuál fue la primera frase que aprendiste en japonés? Incluso personas con casi ningún conocimiento del idioma japonés pueden conocer «arigatou gozaimasu», que significa «gracias».

Como nuevo misionero yendo a la escuela de idiomas y aprendiendo la cultura japonesa, decir gracias es parte de mi vida diaria en Japón. De hecho, es esencial para mantener la armonía con los demás.

Agradezco al empleado de la tienda que me ayuda a encontrar un juego americano para la mesa de la cocina. Agradezco a mi profesora de idiomas cuando me entrega una hoja para mi próximo ejercicio de escucha. Agradezco al empleado del supermercado cuando me ayuda a estacionar mi bicicleta. Muestro gratitud trayendo frutas o postre cuando me invitan a cenar. Incluso agradezco cuando pago mi cuenta de agua en una tienda de conveniencia.

El agradecimiento me da más significado mientras vivo en Japón haciendo la obra de Dios. Agradezco a Dios por darme un corazón dirigido hacia el pueblo japonés y por poder aprender japonés con profesores amables. Agradezco estar en comunión con personas que comparten la misma pasión de compartir el amor de Jesús aquí. Agradezco a mis amigos y familia de mi país de origen que pueden ayudarme y orar a mi lado.

Cuando agradezco a las personas con las que interactúo regularmente, lo que realmente quiero decir es: «Amo a Cristo y quiero que tú también lo conozcas». Pero «gracias» es el primer paso.

Al decir gracias, abro un canal de comunicación con la persona. Con este canal, establezco intereses comunes y luego desarrollo confianza con aquellos a mi alrededor. Con confianza, nutro relaciones y comparto cómo Cristo es real en mi vida y que él es la Verdad.

Demostrar gratitud en cada gesto, observación y paso me lleva a conocer más a Dios y a hacerlo conocido. En esta época de acción de gracias, oro para que la gratitud que mostramos en nuestras palabras y acciones abra oportunidades para hablar de Cristo.

Agradezco a Dios por cómo ya te está utilizando en su obra en Japón.

Por David, un misionero de OMF

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.