“¡Déjenlos venir!”

He trabajado en el mundo corporativo toda mi vida y nunca imaginé que le sería útil al Señor ministrando a niños y niñas. Pero, para mi sorpresa, les gusta jugar conmigo y yo disfruto muchísimo de jugar con ellos. 

Llegué a Japón el año pasado para enseñar inglés a mujeres y niños. Ha sido el vehículo para compartir de Jesucristo. En cada clase impartimos inglés durante 45-50 minutos, luego tenemos una breve charla bíblica durante los últimos 10-15 minutos. Yo enseño sola la clase para mujeres adultas, pero la mayoría de las veces ayudo a Ruth, nuestra anfitriona de misioneros, a enseñar inglés a distintos niveles de niños, incluidos los preescolares en una escuela anglicana cercana. Preparo los materiales o las actividades y luego las llevamos a cabo juntas con Ruth, o soy su maestra sombra. Lo que sea que haga, mi corazón se siente muy atraído hacia los niños. 

Me parece desafiante física y emocionalmente el manejar su limitado tiempo de atención, reunirlos, o incluso ser el árbitro en sus desacuerdos. Nunca me capacitaron para algo así. Sin embargo, el gozo que siento cuando estoy con ellos es incomprensible.  

Algunos chicos vienen temprano y les gusta mucho que se les abrace (¡y que les den palomitas de maíz!). Después de clase, mientras sus mamás y abuelas platican, juegan a pillarse, los ayudo a hacer montañas, hacen carreras en sus bicicletas y patinetas en el parqueo de la iglesia, o simplemente los cuido durante el rato. También he desarrollado amistad con algunas de las mamás y les he compartido del evangelio. Todo esto lo hago en las fuerzas y el amor de Cristo fluyendo a través de mí hacia todos ellos. 

Los chicos y sus padres escuchan del amor de Dios por ellos en Jesucristo con las charlas bíblicas y, además, lo ven y lo sienten a través de nosotros. ¡Qué invaluable inversión de tiempo y energía! ¡Ore para que vengan, tanto chicos como sus padres, y conozcan a Jesús!

Por Em, trabajador de OMF Serve en Asia

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.