Fui abuelo durante una semana

Como pensionista de 72 años y abuelo de 12, no pensaba que encajaría en el perfil de un candidato “normal” para Serve Asia. No puedo estar sentado sin nada qué hacer, así es que dirijo mi negocio de viajes de un solo empleado desde casa, pedaleo más de 50 km por semana, trabajo en un comedor comunitario todos los sábados, sirvo como conductor en un trencito para niños en el Jardín Botánico local la mayoría de los fines de semana y sirvo con OMF Sudáfrica como movilizador.

He estado involucrado con Nick y Trish de OMF Sudáfrica desde que ellos fueron a Tailandia por primera vez hace unos 15 años (y con Noel y Jean –trabajadores de campo en Mindanao, Filipinas antes de ellos). En el 2005, visité Tailandia por negocios (no con OMF) y me enamoré del país y de su gente.

Mientras buscaba maneras para servir a las personas en Tailandia, vi un anuncio en un folleto de nuestra iglesia en el 2017 que buscaba voluntarios que trabajaran con NTC (Niños de Tercera Cultura) durante una conferencia regional en Chiang Mai. Inmediatamente me anoté y me sorprendió que me aceptaran por mi edad. Tomé un vuelo hacia Chiang Mai y tuve la experiencia más maravillosa con los integrantes del equipo de Tailandia cuidando y entreteniendo a pequeñines de 3 a 11 años durante una semana, mientras sus padres asistían a la conferencia.

En el 2018, volé hacia Chiang Mai otra vez, esta vez para trabajar con chiquitos de 4 y 5 años durante la reunión del Mekong, en junio. Una vez más, fue una experiencia maravillosa leer a los niños y hacer manualidades con ellos, los “juegos hooligan” y compartir refrigerios con ellos, por lo general acelerándolos justo antes de entregárselos a sus padres por las tardes para que ellos tuvieran que hacer frente a la electricidad de los niños antes de ir a la cama. Ser abuelo sustituto no fue trabajo, fue diversión… una total bendición de parte del Señor. Lo habría hecho nuevamente en el 2019 si las finanzas me lo hubieran permitido.

¿Qué aprendí de Dios en esta experiencia?
Él es un Padre amoroso que se interesa en nosotros, quien no solo provee para las necesidades de sus hijos a través de la familia cristiana extendida, sino que a menudo incluye un elemento de diversión en la tarea.

Él no hace acepción por edad y usará a cualquiera para cumplir su propósito. Usó a Caleb a los 85 (Josué 14:6-15) y me usó a mí a una edad en la que la mayoría pensarían que debía estar en la “Sala de Espera del Cielo”, descansando hasta que Él me llame a casa.

¿Qué aprendí de Tailandia?
Es un país hermoso, lleno de personas hermosas –amables, consideradas, pacientes, gentiles. El tipo de personas con las que me gustaría estar en el Cielo. El único problema es que muchos no van a estar allí y eso me entristece.

Ahora que estoy de vuelta en casa, estoy atento y esperando a que el Señor abra una puerta y me dirija hacia el campo para otra oportunidad (corta o larga) con sus hijos – los que saben que son sus hijos y aquellos que no tienen ni noción de que un día serán sus hijos.

Bryan
Trabajador en Serve Asia

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.