Cómo los cristianos están llevando esperanza a la Zona Roja en Taipéi

“Nunca más volverán a llamarte Desamparada… más bien serás llamada Deleite Mío.” Isaías 62:4 (RVC)

A la vuelta de la esquina de uno de los templos más grandes y antiguos en Taipéi, se encuentra Pearl Family Garden. En esta área, conocida por las actividades de pandillas y por la gran cantidad de indigentes, trabaja este ministerio que ha estado alcanzado a mujeres que trabajan en la Zona Roja en Wan Hua.

Muchas mujeres taiwanesas de 60 hasta los 80 años aún trabajan en el comercio sexual.

Este ministerio comenzó hace 13 años atrás, con “Ah Zhen” de Holanda y dos voluntarios taiwaneses y más tarde se integraron otros misioneros como Edna McKelleher y Audrey Chan de Australia. Muchos voluntarios han traído también bastante ayuda y experiencia.

La clave para el ministerio es construir relaciones con las mujeres en Wan Hua.

Muchas de ellas son madres solteras quienes dejaron un matrimonio complicado y entraron al comercio sexual ya que muchas no tenían o tenían muy poca educación, viendo así una manera de ganar dinero para criar a sus hijos o cuidar a sus padres adultos mayores. Tristemente, muchas mujeres ahora tienen sus relaciones rotas con las personas que aman.

Mientras más mayores se vuelven las mujeres, más difícil se les hace ganarse el sustento, llevándolas a trabajar en la calle o en un salón de té, donde las mujeres acompañan a los hombres a tomar alcohol y cantar karaoke. La cantidad de problemas que enfrentan van desde la pobreza a un aislamiento social, salud precaria, salud mental precaria, grandes deudas financieras, juegos de azar y adicción a las drogas.

CONSTRUYENDO RELACIONES

La confianza es vital al momento de crear relaciones, sin embargo, en base a la experiencia del equipo de Pearl Family Garden, esto toma mucho tiempo. Muchas mujeres han experimentado quebrantamiento y traumas en sus vidas. Además, trabajan en una profesión que es oscura, compleja, y que les permite esconder su verdadera identidad. Sin embargo, el proyecto tiene una buena reputación en la comunidad y las actividades que se desarrollan en el centro de mujeres atrae a nuevas visitantes.

Las reuniones regularmente son a la hora de almuerzo todos los días jueves, reuniendo a 40 mujeres aproximadamente. Vienen a conversar, disfrutar de la comida gratis y atienden programas en los que muchas veces incluye la lectura de historias de la biblia o testimonios edificantes de personas que han superado diferentes luchas en sus vidas.

Celebraciones como el día de la mamá, festival de mitad de otoño y la Navidad son organizadas para bendecir la vida de estas mujeres, ya que muchas veces no tienen vida familiar durante estas ocasiones importantes.

El viernes es el ‘día de manualidades’ en donde las mujeres ganan una paga adicional al crear productos como bolsos y peluches. Las iglesias en Taiwán y las iglesias que apoyan OMF en el extranjero muchas veces ayudan con la venta de estos productos.

CONVERSACIONES EN EL SALÓN DE TÉ

Además de las 50 mujeres que participan regularmente en las actividades de la semana, es también una prioridad el visitar y conectar con las miles de mujeres que trabajan en la calle o en los salones de té. Durante estas visitas, el equipo puede ser más consciente de las difíciles situaciones que muchas enfrentan y así buscar formas de cómo responder a sus necesidades. También les entregan revistas cristianas e invitaciones al centro.

Algunas de las iniciativas para satisfacer estas necesidades incluyen la entrega de subsidios anónimos para ayudar a las mujeres con sus cuidados médicos o situación de convivencia, clases de lenguaje para aquellas con una baja alfabetización y actividades de parte de un grupo de terapeutas usando arte, música y horticultura.

Las mujeres también disfrutan de las clases de ópera taiwanesa y salidas a terreno, de las cuales muchas de ellas no pueden pagar. El cuidado espiritual es entregado a algunas mujeres de manera individual y a través de talleres de discipulados que son fáciles de entender.

El equipo de Pearl Family Garden se ha asociado con una gran cantidad de iglesias, individuos, y proveedores de servicio para conectar a muchas mujeres aisladas con redes de apoyo relevantes en la sociedad para que de esa forma puedan recibir el cuidado integral que ellas necesitan.

A través de la fe en Cristo y el apoyo y el compañerismo entre unas y otras, muchas mujeres que alguna vez fueron heridas, eran resentidas y desesperanzadas ahora tienen una esperanza restaurada y alegría en sus vidas. Además, también son capaces de enfrentar los problemas de la vida con una mayor confianza.

BUSCANDO MÁS PERLAS

Después de 11 años en un apartamento modesto con un baño, recientemente nos hemos cambiado a un nuevo centro al nivel de la calle el cual está situado en el corazón de la Zona Roja y el mercado nocturno. Con una gran comunidad afuera de su puerta el equipo esta entusiasmado en explorar cómo estas nuevas instalaciones pueden beneficiar a la comunidad y su alrededor. A pesar de que esto pueda traer desafíos, las actividades serán más visibles de como eran en el pequeño centro anterior.

La visión del ministerio durante muchos años ha sido movilizar a las iglesias que están alrededor de la isla trayendo el evangelio a las mujeres del lugar de la Zona Roja, y ver así una cuerda de perlas que se extiende por todo Taiwán. Pearl Family Garden ha apoyado a muchas iglesias que tienen un trabajo similar afuera de Taipéi, de hecho, hace poco Audrey Chan ha estado trabajando en traspasar la visión a una iglesia en Taichung para ‘encontrar más perlas’.

El equipo, además, ha estado explorando la posibilidad de usar el centro para cursos o para comenzar una iglesia e invitar a la comunidad de alrededor incluyendo a los hombres que saben que viven o trabajan en las tiendas cercanas.

El sueño no es solamente que el ministerio continúe expandiéndose, sino que las iglesias taiwanesas puedan también tomar la responsabilidad por esta cadena de perlas.

Irene Nicholson & Edna McKelleher

OMF Taiwán

Pearlfamilygarden.weebly.com

¿Orarías por Pearl Family Garden?

– Dar gracias por el impacto de Pearl Family Garden durante estos 13 años.

– Orar por sabiduría en cómo hacer un buen uso de las instalaciones

– Orar por el ministerio para que pueda crecer en otras ciudades y que las iglesias locales puedan tomar responsabilidad.

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.