El regalo de Su presencia paternal

¡He recibido un gran regalo de Dios en esta temporada navideña!

Los regalos pueden manifestarse de diversas formas. La mayoría de las personas asocia la palabra «regalo» con un objeto físico, como un anillo o un juguete. Pero en los últimos años, mi regalo navideño de Dios ha sido el regalo de Su presencia paternal.

Desde que llegamos a Japón hace 18 meses, mi familia ha enfrentado muchos desafíos. Solo hemos logrado mantenernos firmes hoy gracias a las abundantes bendiciones de Dios.

El año pasado, alrededor de la Navidad, estaba en el pico del estrés de la transición inicial a la vida en Japón. Siendo un residente reciente aquí y viviendo en el clima frío y nevado de Sapporo, me sentía desesperado y totalmente inútil.

Pero en la víspera de Navidad, por primera vez en mi vida, pude ver el Kohaku Uta Gassen en vivo en la televisión japonesa. El «Show de Canciones Rojas y Blancas», una competición anual de música pop de fin de año, ha sido mi programa favorito de la NHK (televisión pública japonesa) desde la adolescencia. Verlo en vivo calentó profundamente mi corazón, recordándome mi pasión por la cultura japonesa desde joven. Para mí, ver el programa en vivo fue un gran regalo de Navidad de Dios. ¡Casi sentí como si Dios estuviera viendo el programa conmigo!

Los siervos fieles de Dios siempre enfrentan desafíos. Dios nunca nos prometió caminos fáciles por delante, pero lo que siempre garantiza es Su presencia paternal.

En Deuteronomio 1:30-31, Moisés recuerda a los israelitas que «El Señor su Dios marcha al frente y peleará por ustedes, como vieron que lo hizo en Egipto y en el desierto. Por todo el camino que han recorrido, hasta llegar a este lugar, ustedes han visto cómo el Señor su Dios los ha guiado, como lo hace un padre con su hijo» (NVI).

Este poderoso recordatorio sigue siendo cierto. Con nuestro Padre, estamos seguros, protegidos y satisfechos como un bebé destetado, y podemos sonreír como un niño satisfecho incluso durante jornadas difíciles.

Que todos seamos alentados por este pasaje. Oro para que Dios nos cubra a todos con una abundancia de bendiciones en esta temporada navideña y en el nuevo año.

Por Chrison, un misionero de OMF en Japón.

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.