Donde la iglesia se parece a una familia

Donde la iglesia parece una familia

Acababa de mudarme a Yotsukaido, Chiba, y comenzado a servir en la Capilla Megumi no Oka cuando alguien me preguntó si había tenido algún problema desde que llegué aquí. Reí un poco y respondí que incluso antes de poder entender completamente que tengo un problema, alguien se ofrecería para ayudarme.

Por ejemplo, el domingo siguiente a mi mudanza, dos personas de la iglesia estaban preguntando cómo me estaba adaptando. Admití que aún había cajas en todas las habitaciones y que había dormido la noche anterior en mi futón (una especie de colchoneta japonesa) porque estaba muy agotado en el primer día para armar mi nueva cama. Antes de que pudiera siquiera protestar, los dos habían reunido herramientas de la iglesia y estaban llevándome a mi nuevo apartamento para armar la cama por mí. Mientras lo hacían, me decían que saliera para no ayudar y me instruían a desempacar mis cajas.

Este es solo un ejemplo de la bondad que he experimentado como miembro de esta comunidad. Me siento increíblemente bendecido por Jesús al haberme enviado a servir aquí en Megumi entre mis nuevos amigos. Muchos miembros de la iglesia la describen como una familia y realmente parece así.

Más que los programas infantiles, las reuniones de oración, los estudios bíblicos, el café mensual y el equipo de baloncesto, la fuerza motriz de la iglesia es la iglesia doméstica. Por la ciudad, tenemos diferentes miembros recibiendo la iglesia en sus hogares durante la semana.

La barrera para entrar en un edificio de iglesia puede ser alta, pero la barrera para entrar en la casa de alguien que le está sirviendo una comida deliciosa es un poco menor. Las diferentes iglesias domésticas son una manera para los cristianos de vivir de forma más comunitaria y entender el concepto de «iglesia» yendo más allá del edificio físico los domingos. También ofrecen un lugar seguro para los interesados en ver más de la vida diaria de los cristianos.

Estoy ansioso por desarrollar una relación más profunda con las personas de esta ciudad a través de la iglesia doméstica. También estoy emocionado de ver cómo Dios me usará en esta comunidad mientras sigo creciendo y aprendiendo.

Por un misionero de OMF en Japón

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.