Lidiando con el encierro: 4 lecciones que estoy re aprendiendo como soltero

He servido como misionero soltero en Filipinas desde 1989 y a lo largo de los años, he tenido que enfrentar cortos periodos de aislamiento. Los disturbios políticos me han obligado a quedarme detrás de puertas cerradas varias veces. Poderosos tifones me han llevado a cerrar todas las escotillas y esperar a que pase la tormenta por hasta tres días. Una vez una erupción volcánica duró cinco días, salí solo entre las explosiones más grandes para barrer la ceniza en mi techo. También algunas complicaciones de salud requirieron que me quedara en casa, incluso hasta por cinco días; mis vecinos pensaron que había muerto. 

Pero el periodo de aislamiento que estamos viviendo ahora es único. Ha sido el más largo y prácticamente todo el mundo está encerrado en sus casa. La mayoría de nosotros aún puede aventurarse a comprar lo esencial y lo mejor de todo es que tenemos herramientas altamente tecnológicas, en cambio muchas de las veces anteriores en las que tuve que estar aislado, ni siquiera contaba con un teléfono. 

Aquí hay algunas lecciones que estoy reaprendiendo:

1. Sigle la regla de oro 

Jesús nos enseñó a tratar a los demás como deseamos que nos traten a nosotros (Lucas 6:31). Por lo general los solteros que vivimos solos esperamos que el resto se comunique con nosotros. Si lo hacen, deberíamos alegrarnos. Pero está mal esperar a que el resto tome la iniciativa. Deberíamos hacerles lo que nos gustaría que nos hicieran. Tenga en cuenta que la situación de ellos podría ser mucho más desafiante que la nuestra. Algunos de ellos ahora trabajan desde casa. Además, con las escuelas cerradas, sus hijos están revoloteando en el mismo espacio. Acércate a esas familias, tal vez podría participar en una guardería virtual leyendo un libro a sus hijos o ayudándoles con una tarea escolar. Busca formas de servirles.

2. Da a conocer tus necesidades 

Los solteros tendemos a ser independientes y podemos sobrevivir solos, pero aún así todos tenemos necesidades, algunas de las cuales son más difíciles de cubrir durante un encierro. Además, nuestra forma de responder al aislamiento va cambiando a medida que pasa el tiempo. El primer mes me aburrí, pero en las dos semanas siguientes, ese aburrimiento se convirtió en fatiga. Mis necesidades cambiaron significativamente. Nuestros jefes podrían suponer que como no los hemos contactado, estamos bien. Deberíamos dar a conocer nuestras necesidades de manera adecuada y a las personas correctas. Permitir -mejor dicho, invitar- a otros para que nos ayuden a llevar nuestras cargas. 

Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. (Gálatas 6:2)

3. Pon tus documentos en orden 

Estes es un buen momento para asegurarnos que todos nuestros documentos legales estén en orden. He aprovechado este tiempo para hacer el papeleo para nombrar a representates que tendrán acceso a mis informes médicos en el caso de que me enferme. También he agregado cosignatarios a varias de mis cuentas bancarias y otras cuentas. 

4. Sé creativo 

Déjate llevar por la creatividad y organiza eventos sociales online. Quizás ya hay comunidades de solteros jóvenes que juegan, comparten y socializan de forma virtual. Si no conoces, entonces forma un grupo. Por ejemplo, puedes tener una cena o comida virtual con otros dos amigos que también se encuentren aislados. O agenda una reunión online de oración con otro amigo. 

Andy Smith
Coordinador Internacional de Evangelización de OMF 

Andy Smith ha servido como el Coordinador Internacional para la Evangelización durante los últimos años. Anterior a eso, se dedicó durante 16 años ha plantar iglesias, entrenar y capacitar a otros líderes o equipos de plantación de iglesias en Filipinas. También comenzó a cooperar en la organización de capacitaciones a lo largo del Este de Asia, antes de llegar a su rol actual.

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.