Cambiando de casa y otros mini desastres

Japón es conocido por desastres naturales. Desde terremotos y tsunamis hasta tifones y deslizamientos de tierra, hay muchos desastres potenciales para los misioneros en Japón que deben prepararse.

Supongo que mudarse de casa no encaja en esa lista, pero dos días antes de entregar mis llaves, mi apartamento se veía mucho como un lugar de desastre. Cajas a medio llenar y pilas de reciclaje cubrían el espacio ya limitado en el suelo de mi apartamento de dos habitaciones en Tokio. Una gran cantidad de «basura voluminosa» tenía que ser desechada según las directrices del gobierno. Y como un toque de ironía, mis armarios estaban llenos de alimentos enlatados que había almacenado en caso de un desastre.

Ahora, estoy seguro de que para muchas personas, mudarse de casa es un procedimiento muy tranquilo que ocurre sin problemas a lo largo de semanas, todo según un plan escrito con meses de anticipación.

No soy una de esas personas.

No soy bueno en la planificación anticipada, incluso en las mejores situaciones. Y justo después de una conferencia agitada, en medio de un cambio de liderazgo y con la planificación continua de mi boda inminente, estaba aún más desorganizado de lo normal. Por supuesto, la situación no estaba ni cerca de ser tan seria como un desastre real, pero aún así, me sentía abrumado.

Abrumado, pero no solo. Un colega misionero de OMF sacrificó generosamente dos días de su tiempo para ayudarme con la mudanza. Juntos, desmontamos muebles, empacamos cajas, alquilamos y cargamos un camión, lo conducimos por Tokio para descargar mis pertenencias y nos deshicimos de mi montón de basura voluminosa.

Sinceramente, no estoy seguro de qué habría hecho sin su ayuda. Definitivamente habría significado más estrés y menos sueño. Pero junto con su apoyo que ayudó a evitar un mini desastre, también pude disfrutar de conversaciones edificantes y orar juntos. Eso es compañerismo. Y además fue muy divertido.

Mudarse de casa es uno de los mini desastres que forman parte de la vida misionera. Y la ayuda en momentos de necesidad es una de las muchas bendiciones que vienen con pertenecer a un grupo de misioneros.

Por favor, oren:
Por la gracia de Dios sobre los misioneros que experimentan mini desastres.
Por protección contra los muchos desastres naturales potenciales en Japón.

Por Levi, un misionero de OMF.

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.