Bolitas de arroz y gracia para los hijos de misioneros

Crecer en Japón como hija de misioneros tuvo momentos en los que no me sentía completamente integrada debido a mis padres extranjeros. Uno de esos momentos eran los días de onigiri (bolitas de arroz).

En la escuela primaria japonesa local, el viernes era el día de llevar tu propio onigiri para el almuerzo. De lunes a jueves, la escuela proporcionaba arroz, fideos o pan con el almuerzo, pero el viernes era diferente. El 70% de las mamás de mis compañeros envolvían sus onigiris en película plástica, y el otro 29% en papel aluminio.

Pero en los días en que mi madre misionera olvidaba reponer la película plástica, allí estaba yo… Ese 1%… Un onigiri en una bolsa de plástico para productos… Recuerdo sentirme muy avergonzada al sacar mi onigiri de mi mochila a la hora del almuerzo. Tal vez si estuviera en otro país, nadie pensaría que es extraño, ¡pero esto es Japón! Haces lo que todos hacen o te consideran raro.

Comparto este trauma de la infancia contigo no porque haya sentido que mis padres misioneros no me amaban mientras crecía. De hecho, es exactamente la razón opuesta por la que comparto esto contigo hoy.

Ves, desde que soy adulta y me presento como hija de misioneros, me hacen esta pregunta con frecuencia: «¿Cómo fue crecer como hija de misioneros? ¿Sientes que tus padres priorizaban el ministerio por encima de la familia?»

Yo no lo siento. No siento que alguna vez estuvieran demasiado ocupados con el ministerio como para no tener tiempo para nosotros, los hijos. O que nos obligaran a comportarnos de cierta manera porque éramos «hijos de misioneros / pastores». Mis padres son algunas de las personas más ocupadas que conozco, pero nunca sentí que me callaran porque estaban en medio de un estudio bíblico o que me dijeran que tenía que ayudar en un evento evangelístico. Sí, a veces olvidaban comprar película plástica, pero nunca me sentí olvidada.

Para aquellos con la idea equivocada de que los hijos de misioneros salen heridos porque sus padres misioneros ponen el ministerio por encima de ellos, soy la prueba viva de que no tiene que ser así.

Estoy agradecida porque la gracia de Dios es suficiente no solo para los misioneros, sino también para sus hijos.

Por Naomi, misionera de OMF

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.