Las buenas noticias de Jesús son más grandes de lo que tal vez piensas. Por ejemplo, he tenido la oportunidad de ser parte de un ministerio en Asia Oriental donde las iglesias brindan atención a las personas de su comunidad que tienen enfermedades terminales. Voluntarios visitan hogares y hospitales para mostrar el amor de Jesús mientras cuidan de pacientes, apoyan a las familias en duelo y comparten la esperanza del evangelio[1].

Este es solo un ejemplo de cómo ponemos en práctica lo que declaramos en OMF: “compartimos las buenas nuevas de Jesucristo en toda su plenitud con los pueblos de Asia Oriental para la gloria de Dios”[2]. Estoy contendo de que las palabras “en toda su plenitud” están incluidas ya que nos recuerda todo lo que Jesús hizo en la cruz por nosotros: la muerte y resurección de Jesús fue para la reconciliación de toda la creación de Dios (Efesios 1:7-10; Colosenses 1:15-20).

Las buenas noticias abarcan todo, son para “las personas individuales, la sociedad y la creación. Los tres están quebrantados y sufriendo a causa del pecado; los tres están incluidos en el amor redentor y la misión de Dios; los tres deben ser parte de la misión integral del pueblo de Dios»[3].

El alcance de las buenas noticias 

También es importante que recordemos que Jesús habló de las buenas noticias del reino. Mantener esta perspectiva nos ayudará a comprender el alcance profundo, amplio y rico de estas buenas noticias. Esta perspectiva implica que las buenas noticias no están delimitadas a la salvación espiritual personal, sino que también se extiende a cada área de la vida.

La salvación significa poner todas las cosas bajo el señorío de Jesús: nuestras vidas, nuestras iglesias, nuestras comunidades y nuestras naciones. Esto también cambia nuestro compromiso con la misión de Dios. Significa que tenemos que proclamar las buenas nuevas del reino y demostrarlo a través de una respuesta compasiva a las necesidades de la sociedad, actuando para traer la justicia de Dios a la sociedad y ser responsables para cuidar la creación de Dios. Todos estos son temas del reino y por ende debemos reflejarlo en el trabajo que hacemos.[4] 

¿Cómo puede OMF compartir la plenitud de las buenas noticias de Jesucristo? Recién describí este ministerio que se preocupa por los pacientes que están en la etapa final de sus vidas. Este trabajo lo realizan las iglesias, creyendo que es una demostración poderosa de la esperanza y la transformación que trae el reino de Dios. Este amor que demuestran no es simplemente un medio para crear oportunidades para la evangelización, sino que es parte de todo el testimonio de las iglesias en sus comunidades a medida que se viven, se ven y se escuchan las buenas nuevas del reino.

El país en el que se realiza este ministerio tiene una realidad espiritual muy compleja y tienen muchas necesidades sociales. Por lo tanto, se necesita este tipo de testimonio integral, llevado a cabo por la Iglesia, para comunicar las buenas nuevas de una manera que sea relevante para las necesidades de sus comunidades y se comparta un mensaje creíble de esperanza del reino. He escuchado muchas historias de aquellas personas que reciben la gracia salvadora de Jesús y enfrentan el último tiempo de sus vidas con gozo y esperanza -esto es un poderoso testimonio de las buenas nuevas de Dios en toda su plenitud. 

Un enfoque integral de la misión

Misión integral es el término más usado para describir este enfoque de la misión. La iglesia está en el centro de esto, ya que no puede ser solo una tarea de individuos. Es principalmente en la comunidad de la iglesia donde se desarrolla la vida como pueblo del reino, bajo el señorío de Jesucristo. Dios está haciendo crecer su reino y llama a su iglesia a ser parte de esta misión integral al alcanzar a las naciones con las buenas nuevas.

Para los obreros de OMF que cruzan culturas para participar en la misión integral, significa que deben comprometerse con: integrarse a la nueva cultura, aprender nuevos idiomas, vivir como embajadores de Cristo (2 Corintios 5:20) y, ya que no podemos hacerlos solos, establecemos alianzasa con las iglesias y los cristianos locales para ver el reino de Dios crecer. 

Cuando hablo de la misión integral de la iglesia, a veces escucho de personas que se preocupan que descuidemos la proclamación verbal de las escrituras. Pero descubrimos en este ministerio de cuidado de pacientes terminales que aquellos que ya estaban involucrados en la evangelización son los que se han vuelto los más comprometidos con este enfoque. Entendieron que todo este testimonio edifica la Iglesia, lleva a las personas a una relación salvadora con el Señor Jesús, y lleva a su Iglesia al mundo para dar testimonio de su reino. El uso de formas de testificar apropiadas y adaptadas localmente dará como resultado comunidades de cristianos que sean reconocidos localmente. Por lo tanto, tienen el potencial de crecer de manera más saludable en su entorno social y cultural específico.

Hoy en día en OMF muchos trabajan en la misión integral, en alianza con cristianos locales y a través de formas más informales, mientras viven y dan testimonio amoroso de Jesús con sus amigos y vecinos de Asia oriental. En una ciudad grande de Asia oriental un ministerio enfocado en el discipulado está trabajando con la iglesia local para responder a la extrema pobreza que afecta a la comunidad; un grupo de la iglesia dirige una pequeña empresa que proporciona un medio de vida a las personas con discapacidad; en entornos restrictivos en todo el este de Asia, los cristianos están sirviendo en salud y educación y dando testimonio de Jesús en instituciones gubernamentales. Están personificando el reino de múltiples formas creativas que declaran que Jesús es el Señor. A medida que desarrollamos la misión integral en OMF, esperamos ver más iglesias trabajando juntas, compartiendo las buenas nuevas del reino de Jesucristo con los pueblos del este de Asia donde sea que estén, mientras esperamos el día en que el reino realmente vendrá en todo su esplendor. 

–Sarah
Consultora de OMF para la Misión Integral

Para leer más 

  • Chris Wright, Cinco marcas de la misión: hacer nuestra la misión de Dios (Serie global de Miqueas, 2016) 
  • Melba Maggay, Misión Integral: Fundamentos Bíblicos (Serie Global Miqueas, 2016) 
  • Tim Chester, ¿Es todo misión? (Ministerios IVP / Keswick, 2019)

References

[1] Una historia sobre este ministerio apareció en la edición de Billions de Septiembre – Diciembre 2018. Puedes leer el artículo online aquí.

[2] Puedes leer la explicación de Peter Rowan, director nacional de OMF en Reino Unido, de la declaración de nuestra misión aquí. 

[3] Compromiso de Ciudad del Camo, 1.7.a, 2010 

[4] El artículo “Shaped by the Coming Kingdom” de Peter Rowan, publicado en la edición Mayo – Agosto 2019 de la revista Billions reflecciona más en este tema. 

Start typing and press Enter to search