¿Cuántas veces has googleado una pregunta que no se la harías a alguien que conoces?

La gente está buscando respuestas. Probablemente, la mayoría no está buscando las respuestas en la Iglesia, sino que están buscando en internet.

El evangelismo digital nos da oportunidades únicas de alcanzar a los que aún no conocen a Jesús.

Reinout van Heiningen, un misionero de OMF en Tailandia, dice:

“40% de los tailandeses tienen acceso a internet, principalmente a través de celulares. Otro dato interesante es que la gente pasa entre cuatro a seis horas diarias de forma online en sus móviles. De este tiempo, 3 horas y 45 minutos las ocupan en sus redes sociales o navegando en sitios web.

Analizando todo lo anterior, es claro que hay un potencial para el ministerio a través de internet en Tailandia. Con cerca de 66 millones de personas que no conocen al Señor Jesucristo como su Salvador, hay un gran público objetivo. El ministerio en internet entrega un apoyo adicional a todos los esfuerzos de evangelismo y de plantaciones de iglesias de OMF en Tailandia, de otras agencias misioneras y de la Iglesia tailandesa. El alcance va más allá de las fronteras del país, ya que este tipo de ministerio puede ser una ayuda para iglesia tailandesas y ministerios de la diáspora alrededor del mundo.”

Se siente más seguridad al enviar un mensaje directo que ingresar a una iglesia. El evangelismo digital nos da la opción del anonimato y provee un punto de entradad para que las personas hagan las preguntas que quieran, se familiaricen con el cristianismo y puedan procesar y pensar en la privacidad de sus vidas.

Un equipo de OMF ha estado testeando publicaciones pagadas en Facebook en diferentes lenguas. La respuesta ha sido abrumadoramente positiva.

“Los medios masivos se han usado en los últimos 100 años de forma efectiva para compartir el evangelio. Ahora lo podemos hacer de forma barata, con más enfoque y más interacción. Debería ser parte de las estrategias de cada equipo, para que puedan ampliar su alcance”, Ray, otro misionero de OMF, explica.

En un mundo digital, ¿qué pasaría si eso significa compartir nuestra esperanza con los 300 millones de usuarios de internet en Asia Oriental?

¡Por favor, orar por todos los esfuerzos evangelísticos a lo largo de Asia Oriental el día de hoy! Que muchas personas encuentren a Jesús de forma online.

Start typing and press Enter to search