Manila Skyline

Nadie puede negar que durante esta pandemia global, la gran reducción en viajes y movimiento humano ha bajado las emisiones atmosféricas que usualmente contaminan los cielos. En Manila y alrededor del planeta, estamos disfrutando de cielos más azules y, por fin, estamos respirando  aire puro. La fauna silvestre también se ha beneficiado ya que los humanos están interfiriendo menos en sus habitats naturales.

Durante la cuarentena, estamos encontrado formas de mantener, o incluso recuperar, nuestra relación con la naturaleza. Con pocas oportunidades de espacar al oasis de un bosque, montaña u océano, las personas buscan conexiones significativas en casa. Mientras algunos trabajan en sus jardines y plantas, otros intentan cultivar por primera vez. Pero la mayoría de nosotros, al menos nos sumergimos en la belleza de los cielos pintados al amanecer y al atardecer diario. De alguna u otra forma, nos estamos conectando con nuestro Creador a través de su creación.

La invitación real, sin embargo, es cómo vamos a continuar nuestra relación con el resto de la creación cuando la pandemia pase. Es fácil estar de acuerdo sobre el valor de la naturaleza, especialmente ahora que se está recuperando, mientras casi todo el mundo está en pausa. Pero ¿qué pasará cuando la humanidad vuelva a presionar el botón de “encendido”? El shabbat que hemos estado celebrando por el resto de la creación puede ser interrumpido repentinamente por la reanudación de las actividades humanas.

Pero quizás podemos aprovechar este momento para considerar un camino diferente a seguir.

Post-pandemia:

  • ¿Cómo podemos pensar diferente acerca de la creación?
  • ¿Cuáles son algunas formas específicas en las que podemos participar, en el lugar en que estamos situados?
  • ¿Cómo puede, cada uno de nosotros, contribuir fielmente y de forma única, dentro del rol colectivo de cuidar la creación de Dios?
  • ¿Podemos considerar cómo el cuidado de la creación es parte integral de nuestro propio caminar con Cristo?
  • ¿Podemos entrar en la intersección de compartir a Jesús con los demás y cuidar la tierra que habitan?

¡Sí! Porque el cuidado de la creación centrado en Cristo, está lleno de esperanza. Es la única perspectiva que nos permitirá ver un real futuro: un futuro que incluye el impacto de nuestro esfuerzos de hoy, pero que es guiado por el Espíritu de Dios, redimido por la sangre de Cristo y restaurado completamente por el Dios del cosmos.

Jasmine Kwong
Defensora del Cuidado de la Creación, OMF Filipinas

Jasmine es una defensora y promotora del cuidado de la creación. Con experiencia en la conservación biológica y el desarrollo comunitario, ella está constantemente explorando el cruce entre la humanidad y el mundo natural. Su máxima inspiración es el Creador del universo, quien le enseña a cultivar un sentido de asombro a través de su creación.

¿Orarías por Filipinas?

  • Alaba a Dios por las oportunidades de mantener o recuperar nuestra relación con la naturaleza, durante este tiempo de encierro y cuarentena.
  • Ora para que podamos mantener nuestra relación con la creación incluso después de la pandemia.
  • Ora por Jasmine, por creatividad y por un pensamiento estratégico, pero lo más importante, ora para que pueda escuchar la guía del Espíritu Santo en cómo seguir en su rol de defensora.

Start typing and press Enter to search