Alianzas basadas en la confianza

Pablo comienza su carta a los Filipenses diciendo: «Siempre que oro, hago mis súplicas por todos ustedes con alegría, porque han sido mis compañeros en la difusión de las Buenas Nuevas acerca de Cristo» (1:4-5). «Compañeros» aquí es la palabra griega «koinonia», que también puede traducirse como «comunión». Pablo disfrutaba y fomentaba la «koinonia»: una unidad en relación y propósito con otros creyentes por el bien del evangelio.

Cuando llegué por primera vez a Japón, un compañero experimentado me advirtió que colaborar con pastores japoneses puede ser desafiante debido a las diferencias culturales que dificultan la buena comunicación y la construcción de confianza. Sin embargo, después de más de 20 años de ministerio en Japón, estoy sorprendido y agradecido por cuánto he disfrutado colaborando con pastores y cristianos japoneses.

En la iglesia en la que actualmente sirvo, el equipo de liderazgo se reúne todos los martes por la mañana. Primero, leemos la Biblia juntos y compartimos lo que hemos aprendido. Luego, comemos juntos y disfrutamos de nuestra comunión. Solo entonces discutimos el trabajo y el ministerio. De esta manera, aprendí de los japoneses que la colaboración significa no solo trabajo, sino también relación y amistad.

En mi experiencia, la confianza se desarrolla en nuestras amistades personales y luego conduce a una buena comunicación y propósito compartido. A lo largo de los años, hemos colaborado para el ministerio con Alpha, Inochi no Kotoba (editorial cristiana), Asociación Billy Graham, Globalrize, otros compañeros de la OMF y Ben Jack del Movimiento Evangelista Avanzado. A menudo, estas colaboraciones comenzaron con amistades personales. En los casos en que las colaboraciones enfrentaron dificultades, encontramos que regresar a la base de la relación y la amistad nos ayudó a reconstruir la confianza y la comunicación.

En sus cartas, Pablo enfatiza el hecho de que el evangelio nos une como uno. Aquí es donde veo la fuente de poder de la colaboración. A medida que vivimos nuestras vidas desde el amor y la gracia que hemos recibido en Cristo, encontramos la compasión para abordar las diferencias con paciencia y superar los obstáculos con amor. Y al amarnos unos a otros, damos testimonio al mundo de que Jesucristo es Señor.

Por Matthias, un misionero de OMF

Compartir este post

Participe

¿Tiene alguna pregunta? Envíenos un correo electrónico.

Para poder atenderle mejor, rellene todos los campos (obligatorios). Su consulta será enviada al equipo de OMF correspondiente.

Contact Form - ES

Al seleccionar Enviar, acepta que podemos procesar su información de conformidad con los términos en nuestro Política de Privacidad.

OMF International tiene una red de centros en todo el mundo.
Si su país/región no figura en la lista, por favor seleccione nuestro sitio web Internacional.